Compromiso con la comunidadDe mi patio a mi mesa

Vistas del Post: 54
4 semanas 546 min
https://comunidadesautlan.com/wp-content/uploads/2019/10/de-mi-patio-a-mi.jpg

El derecho a la alimentación está plasmado en la Constitución de México y en los Tratados Internacionales de la ONU. Pero al hablar de alimentación, ¿a qué tipo de alimentación nos referimos exactamente? Se trata de una alimentación balanceada y rica en nutrientes que permita desarrollarnos como personas, vivir de forma saludable y, en última instancia, estar bien con nosotros mismos.

La palabra balanceada es clave; de acuerdo a la CONEVAL, en México existen serios problemas de nutrición (desnutrición, anemia, sobrepeso y obesidad principalmente) y desafortunadamente la Sierra Alta de Hidalgo no escapa de este tema. Autlán, consciente de esta problemática, se sumó al establecimiento de estrategias que permitieran combatir el problema y a su vez contribuir con el Objetivo Nro. 2 de los ODS, “Hambre cero”.

La respuesta fue el programa “De mi patio a mi mesa”, iniciativa Autlán – Comunidad que inició en el 2013 y que, desde entonces, lleva alimentos con alto contenido de proteínas a los hogares de las comunidades aledañas a nuestra zona de influencia, permitiéndoles una alimentación balanceada y una mejor calidad de vida.

Comunidades beneficiadas:

  • Achocoatlán
  • Ixmolintla
  • Nonoalco
  • Tlaltepingo
  • Ixtlapala
  • Naopa
  • Jalpa
  • Acuatitlán
  • Ixcotla
  • Tlaxcango
  • Tlalzintla
  • Ixcatlán
  • Jalamelco
  • Malila
  • Acuimantla
  • Acoxcatlán
  • Acayuca
  • Tamala
  • Chachala
  • Chipoco
  • San Simón
  • Tolago
  • Zacuala
  • Ocotlán

De mi patio a mi mesa” consiste en entregar paquetes de ejemplares de pollitas de 4 semanas (20 pollitas, de la raza Jasso, 2 machos y 18 hembras) a un precio menor al mercado, donde Autlán otorga un subsidio en apoyo a la economía de las familias. Además, cada gallina tiene una vida productiva de 2 a 3 años, por lo que la familia obtiene un doble beneficio al poder consumir la carne de la gallina después de que ésta termine su vida productiva.

En el 2018 el proyecto rebasó las metas planteadas, incrementando el número de pollitas entregadas en comparación al 2017 por más de 3,000 y contribuyendo a que las personas accedan a una alimentación rica en proteínas. Asimismo, se fomentó el apoyo a proveedores locales que participaron, además de elevar la obtención de alimentos frescos, de calidad y a bajo costo.

Para Autlán, generar impacto en las comunidades donde opera es un compromiso permanente, en especial cuando a través del trabajo conjunto se generan estrategias de desarrollo comunitario mutuamente beneficiosas.

Artículos Relacionados